November 4, 2021

Como es Nuestro Modelo de Aprendizaje como Seres Humanos

En nuestro modelo de aprendizaje existe la creencia, tan generalizada como errónea, de que los buenos líderes nacen, no se hacen. 

Dudo que Obama naciera tan buen orador, que Messi no haya tirado de millones horas de entreno o que Michael Jordan no tuviera horas para seguir compitiendo hasta el final.

Cuando hablamos del estilo de coaching pensamos que es exclusivo de personas que poseen determinados rasgos naturales. 

Os aseguro que cualquier persona aprende a comunicarse observando a nuestros padres o a otras influencias tempranas. Os propongo un ejercicio muy sencillo.

Mira como cruza los brazos tu padre y luego los cruzas tu. Dime si lo habéis hecho los 2 de la misma manera.

Si las habilidades de coaching no se aprenden en la primera infancia, es indudable que cualquiera puede aprenderlas de forma consciente más adelante.

Con mucha práctica, se puede desarrollar un estilo de liderazgo basado en el coaching. Con el tiempo, la conducta de coaching será algo automático o inconsciente en cualquier etapa de la vida.

Los participantes en nuestros cursos de coaching y de los demás en general se quedan sorprendidos por lo obvios y sensatos que son los principios del coaching y por su lógica irrefutable.

Son cosas que seguro que han visto previamente, pero así caen por su propio peso en muchas de las dinámicas que usamos.

Cuando de una vez logran escapar de la tiranía de las pautas de pensamiento obsoletas y redundantes que nunca nos habíamos planteado cuestionar o poner en duda hacemos un salto hacia delante.

center
Con un poco de coaching aprendemos a andar. Foto de Jonathan Cooper de Pexels

¿Cómo es nuestro modelo de aprendizaje?

A muchos de los participantes de nuestros cursos les resulta útil aplicar una perspectiva del aprendizaje ampliamente aceptada en el ámbito de la formación empresarial y que postula que el aprendizaje pasa por cuatro fases: 

  • Incompetencia inconsciente = bajo rendimiento, sin diferenciación ni comprensión. 
  • Incompetencia consciente = bajo rendimiento, reconocimiento de las carencias y de los puntos débiles.
  • Competencia consciente = mejora del rendimiento, esfuerzo consciente y un tanto artificial. 
  • Competencia inconsciente = rendimiento más elevado de manera natural, integrada y automática. 

¿Debemos seguir siempre estas cuatro etapas o hay excepciones y atajos? 

Los bebés aprenden a caminar y a hablar, a chutar la pelota o a ir en bicicleta por si solos o con muy poca ayuda y con mucha actitud.

Este es un proceso que pasa con bastante rapidez de la incompetencia inconsciente a la competencia inconsciente.  El bebé no es consciente que aprende a andar, anda y ya. Y los que sois padres, a la que te giras ya corre. 

Más adelante, por ejemplo, cuando de más mayores aprendemos a conducir, podemos identificar con claridad las cuatro etapas.

El instructor de la autoescuela aplica su conocimiento en las etapas de incompetencia consciente y de competencia consciente

Una vez aprobado el examen de conducir, el aprendizaje prosigue con la competencia consciente hasta la competencia inconsciente, y el acto de conducir se convierte en un proceso integrado. 

Pronto somos capaces de conducir de un modo bastante automático mientras pensamos, conversamos o escuchamos música. La conducción se sigue perfeccionando con la experiencia.

Esta situación pasa con todos los caminos y con nuestro modelo de aprendizaje. Para pasar de etapa, muchas veces es actitud, pero de líder también resalta su actitud.